fbpx
Seleccionar página

Toma la decisión de Dar.

 

Todos nosotros hemos tenido ese tipo de días en los cuales todo sale mal. Recibimos una multa de tránsito, se daña la lavadora, se le rompe un botón a tu camisa favorita y llegas tarde a una reunión importante.

 

A veces las cosas que salen mal son incluso más grandes y mucho más complicadas.

 

Tal vez, tu mejor amigo se muda a otro país, o alguien que amas es diagnosticado con una enfermedad mortal.

 

Ese tipo de eventos son un reto enorme que nos lleva a contemplar verdaderamente cuál es el valor de nuestra vida. ¿Cuál es tu razón para vivir?

 

Una de las mejores maneras de ser fuerte en los altibajos que nos da la vida es estar seguro del valor que tú quieres entregarle al mundo.

 

¿En qué le estás contribuyendo a la sociedad a la que tú perteneces?

 

Cuando sabes cuál es el papel que tú juegas en este mundo, esto te ayudará a ver más allá de todo aquello que parece negativo.

 

Cada uno de nosotros puede hacer una diferencia en este mundo. Todos podemos contribuir de una manera significante para crear un mundo mejor.

 

¿Sabes cómo quieres hacer la diferencia en tu sociedad o ya lo estás haciendo?

 

Las críticas de las otras personas perderán su valor si tú estás seguro que tus acciones en esta vida no solo son para generar bienestar para ti, sino para muchas personas más.

 

Por ejemplo, si tú deseas hablar en público, tal vez frente a miles de personas, puede que te sientas nervioso y ansioso, ya que no deseas ser criticado y tampoco deseas fracasar.

 

Sin embargo, si sabes que a través de tu charla podrás enseñarles a otras personas algo valioso que va a cambiar la manera en que ellos viven su vida, tu meta es mucho más grande que tus miedos y por lo tanto; será mucho más fácil para ti estar frente a ellos y compartir tu mensaje.

 

Tal vez, tienes algún talento especial que puedes compartir con muchas personas más, el cual les permitirá mejorar la calidad de sus vidas.

 

Entonces, ¿Por qué no empezar ahora mismo?

 

Tu contribución no tiene que ser monumental, sí logramos dar de nosotros y servir a las personas cercanas a nuestra vida (familia, amigos, vecinos), estaremos generando un cambio positivo en la sociedad.

 

Tu puedes sencillamente, llevarle una comida caliente a alguien que está enfermo o transportar a alguien, a quien se le ha averiado su vehículo, o cosas por el estilo.

 

Si tú ves esto como tu forma de contribuir, cada vez que lo hagas vas a encontrar más paz en tu mismo.

 

Puede que a menudo no sepas como puedes contribuir a tu sociedad, sin embargo recuerda que una pequeña acción puede generar un efecto enorme en la vida de otras personas.

 

Sin importar que tan grande o pequeña sea tu contribución, intenta hacerlo con tres personas alrededor tuyo, y después de hacerla pídeles a ellos que hagan lo mismo la próxima vez que a ellos se les presente la posibilidad.

 

Todos nosotros tenemos la capacidad de dar algo bueno y mejorar la situación de otra persona, sí en verdad nos lo proponemos.

 

Existen mil maneras de dar.

 

Todos estamos interconectados en este mundo y nuestras acciones siempre van a afectar a alguien más.

 

Piensa en aquellas cosas que te apasionan y crees que puedes compartir con alguien más.

 

Ésta puede ser la manera más fácil para ti de dar algo en retorno a la sociedad. No subestimes tus acciones y el impacto que ellas tendrán.

 

Toda contribución es valiosa y todos tenemos alguna manera de contribuir.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad